El hallazgo de un fósil de 48 millones de años reveló un insecto conservado dentro de un lagarto, que a su vez fue hallado dentro de una serpiente.

El asombroso descubrimiento fósil de 48 millones de años ha revelado un fenómeno natural verdaderamente único: un insecto dentro de una lagartija dentro de una serpiente. Esta “muñeca de anidación rusa” fosilizada proporciona una instantánea notable de las relaciones prehistóricas depredador-presa. La serpiente, conocida como una especie primitiva de boa constrictor, había consumido un lagarto, que a su vez había cazado un insecto.

La compleja conservación de este fósil ofrece a los científicos una rara oportunidad de estudiar las complejas interacciones entre estas antiguas criaturas.

Arroja luz sobre los hábitos dietéticos y la dinámica ecológica de estas especies, ofreciendo un vistazo a una época lejana.

Este extraordinario hallazgo sirve como recordatorio de la intrincada red de vida que ha evolucionado durante millones de años en nuestro planeta.

Related Posts

Trả lời