El increíble proyecto de China: descubrir la tumba de Qin Shi Huang

El Ejército de Terracota en la Tumba de Qin Shi Huang. Foto: Shutterstock
Descubre el misterio de la tumba de Qin Shi Huang

Los rayos cósmicos podrían ayudar a los arqueólogos a identificar la cámara secreta que contiene los restos y tesoros de Qin Shi Huang, el primer emperador de China, según un estudio financiado por el gobierno chino. .

La tumba de Qin Shi Huang en Xi’an, provincia de Shaanxi, fue construida por cientos de miles de trabajadores durante casi cuatro décadas y se completó alrededor del 208 a. C., según el historiador Han Sima Qian, que vivió después de ese período.

El mausoleo está ubicado debajo de un montículo de 76 metros de altura con forma de pirámide. Su diseño sigue el modelo de la capital de Qin, Ham Duong, dividida en el centro de la ciudad y las áreas suburbanas. La circunferencia del centro de la ciudad es de 2,5 km y el suburbio es de 6,3 km. La tumba principal está ubicada al suroeste del centro de la ciudad y mirando hacia el este. La cámara principal de la tumba que contiene ataúdes y artefactos funerarios es el punto focal del conjunto arquitectónico del mausoleo.

Con un área total 70 veces más grande que la Ciudad Prohibida, es el mausoleo más grande jamás construido para un individuo en el mundo.

La superficie de la tumba ya no es sólida, pero las estructuras subterráneas están casi intactas. Algunos arqueólogos creen que la cámara central que contiene el ataúd de Qin Shi Huang y la mayoría de los valiosos tesoros permanecieron intactos.

La investigación financiada por el gobierno central para evaluar la viabilidad del proyecto muestra que se necesitan al menos dos detectores de rayos cósmicos en diferentes lugares a unos 100 metros por debajo de la superficie de la tumba.

Estos dispositivos, del tamaño de una lavadora, pueden detectar partículas subatómicas de origen cósmico que atraviesan el suelo.

El periódico SCMP citó a la profesora Liu Yuanyuan y sus colegas de la Universidad Normal de Beijing diciendo que estos datos permitirán a los científicos identificar estructuras ocultas que no son visibles. El estudio fue publicado en Acta Physica Sinica, la revista oficial de la Sociedad Física China, el 13 de diciembre.

En la década de 1970, más de 8000 soldados de terracota, el ejército que protegió a Qin Shi Huang en el más allá, fueron encontrados enterrados lejos del centro del mausoleo.

Después de décadas de estudios, los arqueólogos han confirmado la existencia de un palacio subterráneo de más de 30 metros de altura. También encontraron rastros de evidencia que respaldaban las descripciones de Sima Qian, que se consideraban cuentos de hadas, como lagos y vías fluviales llenas de mercurio para simular los grandes ríos y mares de China.

Pero la estructura detallada del palacio y la ubicación exacta de las cámaras del emperador siguen siendo inciertas. No se verifican otras representaciones de Sima Qian, como trampas armadas con arcos y ballestas para dispararle a cualquiera que se encuentre en la tumba.

Aplicación de los rayos cósmicos en la arqueología

El uso de rayos cósmicos en arqueología es un concepto que se remonta a la década de 1960. Los astrofísicos descubrieron que los rayos cósmicos pueden golpear las moléculas de aire y crear un tipo de partícula llamada “muon” (una partícula elemental similar a un electrón) que puede penetrar casi cualquier cosa.

Los muones tienen una mayor probabilidad de ser absorbidos cuando pasan a través de materiales más densos. Al comparar la cantidad de muones recibidos por un detector desde diferentes ángulos, los arqueólogos pueden detectar estructuras huecas, como cavidades o pasajes ocultos en un edificio.

Pero la idea sigue siendo principalmente teórica porque los muones no son fáciles de detectar. Y durante décadas, los científicos han tenido que depender de dispositivos voluminosos del tamaño de una habitación, lo que dificulta la aplicación de campo.

En los últimos años, gracias a los avances en física de partículas, el tamaño de los detectores de rayos cósmicos se ha reducido considerablemente. En 2017, un equipo arqueológico en Egipto descubrió una cámara de 30 metros de largo en una pirámide de 4500 años usando un dispositivo móvil.

“Como una civilización antigua con una larga historia, China tiene una gran cantidad de reliquias culturales que necesitan una investigación urgente. Las imágenes de muones podrían ser una adición importante a los métodos geofísicos tradicionales”, dijeron Liu y sus colegas en el artículo de investigación.

¿Es factible el proyecto?

Yang Dikun, profesor asistente de geofísica en la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur en Shenzhen, que no participó en el proyecto pero está familiarizado con la tecnología, dijo que el proyecto es muy factible.

“El detector de muones que construimos y usamos para investigaciones de campo hoy en día se ha vuelto tan pequeño que se puede transportar”, dijo.

Yang dijo que los arqueólogos han tratado de mapear la tumba usando otros métodos. El detector de anomalías de gravedad puede detectar sustancias de diferentes densidades, pero su rango está limitado a un área pequeña y su precisión puede verse afectada fácilmente por perturbaciones ambientales. Mientras tanto, las señales electromagnéticas son más sensibles a las estructuras que contienen metal y los radares de penetración en el suelo solo pueden alcanzar profundidades limitadas.

Sin embargo, el enfoque de rayos cósmicos no está exento de desafíos. Según Yang, los detectores deben colocarse a una profundidad adecuada sin afectar la estructura o los artefactos de arriba.

Related Posts

Trả lời