Con lágrimas corriendo por su rostro, rescata a un perro atrapado en peleas callejeras brutales y encuentra consuelo en una cama lujosa, un acto de compasión emocionalmente conmovedor.

 Los antiguos propietarios de Manchas lo expusieron a peleas callejeras, no se cuidaron de alimentarlo adecuadamente, y contrajo cánceres de piel; en consecuencia, ahora es un perro Pitbull Terrier popular y social en su vecindario.

El perro había perdido la esperanza hasta que se liberó de sus cadenas y encontró una familia que lo acogió y lo cuidó hasta que se recuperó. Después de que finalmente le compraron un colchón, sollozó con tristeza porque no quería pasar las noches bajo el frío, el calor o la nieve. Luego procedió a agradecer a los ángeles que lo habían salvado lamiéndolos.

Abigail Castro le cuenta a Bunko sobre la historia de fondo de Manchas, un perro que pasó bastante tiempo. En la anécdota, un perro callejero apareció en su casa y la emocionó tanto que de inmediato se lo presentó al veterinario, a pesar de su condición insalubre (accidentes, pelaje desordenado y expresión lúgubre), y pagó por su cuidado. Los médicos informaron que tenía bajo peso, tenía llagas infectadas y cáncer de piel, todo lo cual requería atención.

Cuando no pudo determinar el dueño del perro, recurrió a las redes sociales con la esperanza de descubrirlo. Allí, se dio cuenta de que el perro pertenecía a un grupo de vecinos sospechosos que lo usaban para la lucha ilegal.

Hay lágrimas después de que le dieran a Manchas su primer colchón.

Durmiendo en el suelo con una serie alojada en sus poros y piel y bichos picando sus heridas, los tiempos se prolongaban y a nadie le importaba. Su nueva familia no solo le ofreció un lugar seguro para vivir, sino que también lo alimentaron, cuidaron de su piel y lo dejaron jugar con sus hijos. Quiero decir, en realidad, ¿qué más puede necesitar?

Su dueño reunió fondos después de sospechar sobre la oferta de manchas en las camas de sus otros perros, pero ella nunca lo enfrentó directamente. Posteriormente, se agachó para encontrar una cama que podría ser adecuada para un perro de su tamaño, ya que ella tiene un Pitbull Terrier.

Pensó que era el mejor regalo porque Abigail se lo había dado y lloró cuando ella se lo indicó. Estaba muy sorprendida ya que él siguió llorando incluso después de darse cuenta de que estaba molesto.

“Él está muy contento ahora, pero tengo una imagen de él sollozando en su cama el día que lo obtuvimos”.

Ella le dijo que se lo merecía porque era una mascota tan maniquí, respetuosa y valiente a pesar de su problemática historia. Ha hecho borrón y cuenta nueva y ha recibido los corazones de todos sus vecinos; entretiene a los niños nativos, mantiene firmes a sus vecinos en la noche y no dudará en hacer uso del poder para defender su casa Manchas.

Related Posts

Trả lời