Más allá de las expectativas: un perro sin hogar y un bebé forjan una amistad improbable que sorprende a la familia.

A pesar de haber sido devuelta por sus anteriores adoptantes debido a los desafíos de cuidarla, Fiona, la niña peluda, finalmente encontró una familia que le brindaría el amor que se merecía. The Humane Rescue Alliance, una organización dedicada en Estados Unidos, mantuvo su compromiso de encontrarle a Fiona un hogar para siempre. Su condición, conocida como síndrome de Cushing, provocaba pérdida de cabello, micción frecuente, la necesidad de medicamentos costosos y un estómago distendido que casi tocaba el suelo.

Habiendo sido adoptada en enero, Fiona regresó al refugio en agosto. Los voluntarios sabían que encontrar un adoptante adecuado para ella sería una tarea difícil, pero se negaron a renunciar a ella. Mientras tanto, Monica Whitaker y su hija de 5 años, Myanni, buscaban adoptar un gatito. Sin embargo, cuando se encontraron con Fiona, Monica le preguntó si estaba embarazada. Al enterarse de la condición única de Fiona y los desafíos que enfrentaba, Monica se dio cuenta de por qué los demás la habían pasado por alto.

En un encuentro conmovedor, Myanni se acercó para acariciar a Fiona y el voluntario le entregó un trozo de queso para que se lo ofreciera al perro. Pero en lugar de partirlo en pedazos pequeños, Myanni de todo corazón le dio a Fiona la rebanada entera, con la esperanza de verla complacida. Fue en ese momento que Myanni supo que quería adoptar a Fiona y Mónica no pudo evitar derramar lágrimas de alegría. Al comprender las luchas de rechazo y los desafíos que enfrentan los demás, Mónica tomó la decisión de adoptar al hermoso perro en lugar de un gato.

A la mañana siguiente, con lágrimas en los ojos del grupo de rescate, Fiona abandonó el refugio después de pasar 120 días allí. En poco tiempo, comenzó a sentirse como en casa con su nueva familia. El hijo mayor de Mónica la sacaba a caminar todos los días y la dejaba en el sofá, mientras que Myanni compartía su cama con Fiona. Fiona se convirtió rápidamente en la amada reina de la casa, rodeada de amor y cuidado.

La historia de Fiona es un testimonio del poder de la empatía y la importancia de darles una oportunidad a los animales, sin importar sus circunstancias únicas. Con su nueva familia, Fiona encontró el amor y la comprensión que había estado esperando, dejando atrás para siempre los días de ser ignorada y no amada.

Related Posts

Trả lời