Una transformación conmovedora: un padre que inicialmente se opuso a tener un perro ahora la acuesta amorosamente en la cama todas las noches.

La mayoría de las personas adoran a los perros sin reservas, pero hay otras que, por el motivo que sea, prefieren evitarlos.

Hace siete años, Rachael Rodrigues adquirió a Oliver, un adorable cachorro golden retriever. Estaba extasiada, pero también un poco sorprendida.

Estaba encantada, pero no sabía qué hacer con él porque estaba al tanto de los sentimientos de sus padres hacia los perros.

“Mis padres se oponían rotundamente a tener un perro, ya que siempre habíamos tenido gatos y no estaban dispuestos a hacer el esfuerzo adicional (entrenamiento, paseos, aseo, etc.) que conlleva tener un perro”.

A pesar de esto, optó por llevarse a su nueva mascota a casa y, para su sorpresa, la reacción de sus padres fue fantástica.

Sus padres dieron la bienvenida a Oliver y finalmente se enamoraron por completo de él, lo que Rachael pensó que nunca sucedería. Pero, debido a la actitud entrañable de Oliver, sus padres sucumbieron a sus encantos y rápidamente se convirtió en un miembro de la familia.

Lo más maravilloso fue lo feliz que estaba el padre de Rachael con Oliver; había una conexión tan fuerte entre ellos que rápidamente crearon una amistad realmente única.

“Papá estaba enamorado desde el principio. Con frecuencia deambulaba por la casa con Oliver en sus brazos. Creíamos que Oliver tenía dolor de estómago y no podía dormir toda la noche la primera semana que lo recibimos, así que papá durmió en el piso con él debajo de una manta y le dio palmaditas en el estómago toda la noche”.

Se han vuelto inseparables desde que se conocieron, y Oliver ha estado lleno de especial atención, y él se ha convertido en el mimado.

Aunque odia admitirlo, el padre de Rachael ha tratado a Oliver como si fuera un miembro más de la familia, cosa que el perro disfruta.

El padre de Oliver lo quiere tanto que cuando llega la hora de la siesta, lo cubre con una manta para mantenerlo abrigado. Esta hermosa imagen se repite cada vez que llega la hora de dormir, y es sin duda una de las vistas más hermosas del mundo.

“Debido a que Oliver estaba durmiendo en la almohada de papá, papá decidió que era prudente cubrirlo”.

El padre de Rachael envuelve a Oliver como un niño grande y, a pesar de que nunca quiso tener un perro, ahora se ha convertido en su niño mimado.

Ahora, Oliver se ha convertido en el hijo más adorado del padre de Rachael, y él, sin duda, adora a su padre humano.

La muerte de su perro dejó a su padre extremadamente devastado. Desde entonces, ha tomado la decisión de nunca tener otro animal en la casa.

Pero como ama tanto al perro dorado, la niña de nuestra historia estaba decidida a llevarse al perrito a casa. Y desde entonces, ha descubierto que su padre tiene muchas expresiones extrañas.

Inicialmente, el padre accedió a que el perro se quedara en casa con la petición de obligarlo a dormir en la sala, pero absolutamente no entrar en el dormitorio de los miembros de la familia.

Cuando empezó a hacer frío, la joven compró un colchón grande y una manta gruesa para el perro. Sin embargo, el padre aún estaba más preocupado, incluso preparó almohadas y frazadas para el perro por temor a que pasara frío.

Durante un período de tiempo, la madre comenzó a quejarse cuando notó que el padre a menudo desaparecía del dormitorio durante un largo período de tiempo en medio de la noche. Al escuchar esto, la joven tuvo algunas dudas.

Y poco después, toda la familia quedó impactada al descubrir una verdad relacionada con la desaparición del padre en medio de la noche.

Resulta que el padre de la niña a menudo se acuesta tarde y se despierta tarde por la noche. Cada vez que despertaba, le preocupaba que su perro pateara la manta y se resfriara, por lo que salió tranquilamente de la habitación para ir a la sala a visitarlo.

Cada vez, iba al lugar para cubrir al perro con una manta y luego lo acariciaba durante mucho tiempo. Una vez, incluso durmió en la sala de estar y compartió una manta con su perro mascota.

Incluso las cosas no se detienen ahí. Desde entonces, el padre ha formado un hábito antes de acostarse. Eso es “besar” al perro dorado.

Related Posts

Trả lời